El Amor Crucificado, de David Hurtado Torres

“El Amor Crucificado” es la última marcha que nos lega David Hurtado. Dedicada a la sevillana Hermandad del Amor, ha sido compuesta  con motivo del IV centenario de esta corporación. Como curiosidad, la marcha incluye algunos elementos de la primera marcha del autor, dedicada precisamente a esta imagen, que el autor descartó de su catálogo de obras por considerarla una obra de juventud.

Siempre es complicado hacer una marcha para una cofradía que no ha tenido nunca del todo fijado su identidad musical en la calle. Acertadamente el autor nos trae una marcha de carácter sobrio, con una melodía de las que se quedan fácilmente en la cabeza y que no pierde su carácter ni con la inclusión final de las cornetas.

Sobria pero de ritmo vivo e intenso, sencilla y a la vez tan compleja. “El Amor Crucificado” es una marcha que esperemos venga para quedarse.

Recuerde que podrá descargarla en la web Patrimonio Musical, la Revista Digital de la Semana Santa.

Todo se ha consumado, de Jesús Navarro

Todo se ha consumado es una marcha fúnebre creada por el alcalareño Jesús Navarro Muñoz. Dedicada a la Hermandad del Santo Entierro de su localidad, estamos ante una de las más bellas marchas creadas por este autor.

Compuesta en 2016, ya ha sido grabada por la Banda de Alcalá en el proyecto de Sonolecca “Partituras de Pasión, Volumen 1” Asimismo, ha sido incorporada a repertorios de otras bandas de prestigio como La Oliva de Salteras.

Tras una misteriosa introducción, la marcha pasa a un tema principal a veces delicado, a veces exaltado, pero siempre emotivo y muy sugerente. Tras un tema en el que los metales cobran importancia y aparecen de forma rotunda, se retoma de nuevo al tema principal. Por último, el trío es la perfecta conclusión para esta preciosa marcha fúnebre.

Así suena, Todo se ha consumado:

Las fotografías han sido cedidas por Francisco Javier Baños, cuyo trabajo puedes visitar aquí.

Procesión de Semana Santa en Sevilla, de Pascual Marquina

Comenzamos esta Cuaresma de 2018 con una las marchas clásicas por antonomasia.

En sus poco más de tres minutos, invita al oyente a situarse a pie de calle, a contemplar lo que pasa ante él. Se estima que fue compuesta en torno a 1922. La marcha viene interpretándose tanto con cornetas como sin ellas, dándole a mi parecer más sabor la inclusión de las mismas.

Así suena Procesión de Semana Santa en Sevilla por el Carmen de Salteras:

Así suena “Silencio, ante Herodes… El Hijo de Dios” de Cristóbal López Gándara

Cristóbal López Gándara continua aportando auténticas joyas para Las Cigarreras. Es el caso de “Silencio, ante Herodes… El Hijo de Dios”. En la misma se usan motivos claramente identificables de sus otras dos marchas para esta formación, los dos juicios anteriores a el que nos convoca esta marcha.

Así suena la última aportación a la música procesional de Las Cigarreras:

Como dijo el presentador al finalizar el concierto, que tengamos Cigarreras para muchos años.

 

“Misericordia, Señor” de Cristóbal López Gándara

Misericordia, Señor es una marcha de procesión compuesta por Cristóbal López Gándara. Está dedicada al Cristo de la Columna de la Hermandad del mismo nombre de Úbeda.

Tras una introducción oscura que comienza con un toque de campana y una potente llamada de metales, la marcha pasa a un tema principal marca de la casa del autor. El fuerte de bajos es el momento de mayor tensión y dramatismo de la obra, en la que se escuchan sonidos que emulan los latigazos sufridos por Cristo. Tras esto, se reexpone el tema principal en tutti. El trío de la marcha es muy inspirado, destacando por su belleza el hermoso contrapunto de la reexposición. La marcha concluye de manera triunfal con una coda en la que vuelven a tener protagonismo tanto las campanas como los metales.

Como curiosidad, la Hermandad de la Columna tiene una marcha dedicada por el prestigioso compositor nacido en el siglo XIX José Franco Ribate: Desconsuelo. Considerada en la Hermandad como un Himno, López Gándara introduce en Misericordia, Señor citas en la introducción y en la coda final.

Así suena Misericordia, Señor:

 

Agradecemos a  Ángel Almagro la cesión de las fotografías, sin las cuáles no hubiese sido posible la realización del vídeo con la marcha.